Un viaje a la industria húngara

 

Mucho debe gustarle el cine a una persona para poder enterarse de la proyección de nuevas películas de otras industrias con menos recursos y publicidad, como lo es, por ejemplo, la húngara. Esa es la suerte que tuvo servidor el sábado pasado. Mientras comíamos, mi padre me comentó si quería ir esa tarde a los Cine Lys con él a ver la película El hijo de Saúl del director László Nemes; yo tenía que estudiar Geografía, pero por supuesto le dije que sí. Fuimos a la sesión de las 20:35, así que me quedó un poco de tiempo que dedicar al estudio. Cuando se ama algo tanto, como yo el cine, se busca  la manera de compaginarlo todo.

 

La película dura alrededor de una hora y 40 minutos. La historia de ésta se desarrolla en un campo de trabajo en tiempos de la II Guerra Mundial, próximo a Budapest. El protagonista, Saúl, consciente de toda la barbarie que se comete, aguanta todo el trabajo que le obligan a hacer, mientras busca un entierro digno para su hijo, recien fallecido.
Evidentemente hay factores que varían mucho de la manera de interpretar el cine de hollywood, pues se trata de un cine más sobrio y que aprovecha al máximo sus recursos. Sin grandes inversiones ni efectos especiales, consigue trasmitir sentimientos y una manera de ver el cine real y honesta.

 

Como previamente comentaba, soy afortunado de tener un padre que me aconseja y me acompaña a la proyección de maravillosos largometrajes como éste. En la sala había apenas 30 personas, 30 personas que quedaron anonadadas, perplejas y satisfechas de haber podido disfrutar del film.

 


 

Please reload

Posts Recientes

19/02/2019

08/02/2019

09/11/2018

Please reload

Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now